La prepa 9, hoy.

La prepa 9, hoy.

Mi vida universitaria comenzó en 1985, cuando fui aceptado para estudiar el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria, en el plantel 9 “Pedro De Alba”.

 

 

IMG_7014.JPG

Desde entonces entendí el privilegio que significa pertenecer a la UNAM y, por supuesto, no ha habido día que no me sienta agradecido por esa pertenencia. Estudié la licenciatura y el posgrado en la propia UNAM y fue tan trascendente mi vida académica que opté para quedarme como profesor de mi Universidad.

A lo largo de esta estancia (que en este año contará 35 años) he vivido distintos movimientos universitarios, pero nunca uno cuyas banderas son utilizadas para la destrucción y solo para la destrucción de sus instalaciones.

 

 

001.jpg

En 86 -87, el movimiento universitario fue realizado en contra de  las reformas que buscaba el Dr. Jorge Carpizo para transformar la Universidad. Los universitarios de entonces recuperaron las calles. Hubo diálogo. Y al final un Congreso.

En aquel entonces fui electo para representar a mi grupo ante el CGR y ahí descubrí las mañas del asambleísmo para aniquilar la democracia. También descubrí que detrás de los líderes siempre hay otros intereses.

En aquel entonces pude entrevistar a los líderes de la prepa 9: Fausto España y Rubén Jorajuria.

CEU.jpg

 

El movimiento de 99 tuvo cerrada a la Universidad por un año, renunció un Rector y el movimiento fue apagado por el Estado. Sin embargo, en algunos planteles se vive la secuela de ese movimiento: aulas o auditorios tomados por grupos.

En ese año (1999), como un gesto de mutua confianza, inicié mi maestría en la UNAM. Semestre y medio fue llevado extra muros. El INACIPE, generosamente, dio albergue a profesores y alumnos.

Hace un año pude regresar a mi preparatoria para dar una conferencia con motivo del movimiento del 68. Tocamos el contexto social, la lucha por ampliar las libertades y, bajo ese pretexto pude recorrer pasillos, recordar anécdotas, sueños, amistades, y reencontrarme con mi maestro de historia.

 

La destrucción por la mera destrucción

Hoy, con harta tristeza recibí las imágenes que circulan en redes de cómo han destruido el lugar. Y no hay que caer en el falso dilema si las cosas valen más que las personas, porque es evidente que quienes han perpetrado esto lo han hecho para destruir, y aparte piden que se cancelen las denuncias por los daños. ¿Qué tienen en la cabeza? ¿No han rebasado la protesta? Es verdaderamente lamentable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s