Novedad editorial

Con motivo del Doctorado honoris causa otorgado en 2019 por el INACIPE, se ha realizado esta publicación con los discursos y laudatios pronunciadas.

A mi me correspondió hacer la laudatio del Dr. Jesus Zamora Pierce.

La prepa 9, hoy.

La prepa 9, hoy.

Mi vida universitaria comenzó en 1985, cuando fui aceptado para estudiar el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria, en el plantel 9 “Pedro De Alba”.

 

 

IMG_7014.JPG

Desde entonces entendí el privilegio que significa pertenecer a la UNAM y, por supuesto, no ha habido día que no me sienta agradecido por esa pertenencia. Estudié la licenciatura y el posgrado en la propia UNAM y fue tan trascendente mi vida académica que opté para quedarme como profesor de mi Universidad.

A lo largo de esta estancia (que en este año contará 35 años) he vivido distintos movimientos universitarios, pero nunca uno cuyas banderas son utilizadas para la destrucción y solo para la destrucción de sus instalaciones.

 

 

001.jpg

En 86 -87, el movimiento universitario fue realizado en contra de  las reformas que buscaba el Dr. Jorge Carpizo para transformar la Universidad. Los universitarios de entonces recuperaron las calles. Hubo diálogo. Y al final un Congreso.

En aquel entonces fui electo para representar a mi grupo ante el CGR y ahí descubrí las mañas del asambleísmo para aniquilar la democracia. También descubrí que detrás de los líderes siempre hay otros intereses.

En aquel entonces pude entrevistar a los líderes de la prepa 9: Fausto España y Rubén Jorajuria.

CEU.jpg

 

El movimiento de 99 tuvo cerrada a la Universidad por un año, renunció un Rector y el movimiento fue apagado por el Estado. Sin embargo, en algunos planteles se vive la secuela de ese movimiento: aulas o auditorios tomados por grupos.

En ese año (1999), como un gesto de mutua confianza, inicié mi maestría en la UNAM. Semestre y medio fue llevado extra muros. El INACIPE, generosamente, dio albergue a profesores y alumnos.

Hace un año pude regresar a mi preparatoria para dar una conferencia con motivo del movimiento del 68. Tocamos el contexto social, la lucha por ampliar las libertades y, bajo ese pretexto pude recorrer pasillos, recordar anécdotas, sueños, amistades, y reencontrarme con mi maestro de historia.

 

La destrucción por la mera destrucción

Hoy, con harta tristeza recibí las imágenes que circulan en redes de cómo han destruido el lugar. Y no hay que caer en el falso dilema si las cosas valen más que las personas, porque es evidente que quienes han perpetrado esto lo han hecho para destruir, y aparte piden que se cancelen las denuncias por los daños. ¿Qué tienen en la cabeza? ¿No han rebasado la protesta? Es verdaderamente lamentable.

 

Aula Dr. Ricardo Franco Guzmán

Con enorme emoción caminé por el antiguo pasillo de seminario (edificio E) de la Facultad de Derecho para descubrir que el aula E 105 lleva el nombre de RICARDO FRANCO GUZMÁN, mi maestro.

Muchas gracias a las autoridades de la Facultad por haberlo hecho realidad.

 

IMG_3929.JPG

 

IMG_5996.jpg

 

IMG_3928 copia.jpg

El INACIPE otorgó el Doctorado Honoris Causa al Dr. Jesús Zamora Pierce

El 23 de octubre de 2019 se llevó al cabo la ceremonia de investidura del doctorado Honoris Causa que le confirió el Instituto Nacional de Ciencias Penales al Dr. Jesús Zamora Pierce.

Antes de entregarle el pergamino y la venera correspondiente, tuve el honor de pronunciar la Laudatio correspondiente, la cual se reproduce a continuación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y este es el momento en que es investido:

 

 

 

 

Algunas imágenes de aquel día:

 

 

IMG_2637.jpeg

 

 

 

 

IMG_2635.jpeg

 

 

IMG_2648.jpeg

 

IMG_2666.jpeg

 

IMG_2663.jpeg

 

EDAI6521.jpeg

 

NKQY6302.jpeg

 

RNCO2140.jpeg

 

 

IMG_2671.jpeg

 

 

NMDG0269.jpeg

 

Sobre el proyecto de Ley de Amnistía

En el número de octubre de 2019, la revista El mundo del abogado solicitó una breve sobre el proyecto de ley de amnistía. Esto fue lo que escribimos al respecto:

 

Comentario sobre la iniciativa de Ley de Amnistía (2019)

 

La última vez que se emitió una ley de Amnistía en México (1994), existía un objetivo claro: Buscar una solución pacífica a un movimiento armado. Su contenido político iba más allá de una política criminal y, a cambio de no iniciar o continuar con un procedimiento penal en contra de un grupo identificado como El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, se comprometería éste a iniciar pláticas de paz y por supuesto, a deponer las armas.

En esta ocasión, la iniciativa se propone como parte de una política criminal (errática y contradictoria si observamos las otras iniciativas que aumentaron el catálogo para aplicar la prisión preventiva oficiosa y la que se refiere a modificar el concepto de flagrancia) que solo y de manera temporal despresurizará los reclusorios (esencialmente por delitos de índole federal) sin que medie nada a cambio por parte de los beneficiarios de la Ley.

Llama la atención que en el segundo artículo transitorio de la ley en cita se convoque a las distintas entidades para replicarla en el ámbito local. ¿Con ello se contribuye a la disminución de la violencia e inseguridad que vive nuestro país? No solo lo dudo, creo que al final dejará muchos delitos impunes.

Y es que con esta ley se cumple con el ofrecimiento de una amnistía que perseguía objetivos más amplios, pero políticamente incorrectos y jurídicamente inviables.

 

 

 

 

523b0a1e-1dca-415b-8b85-46020a43c81c.JPG

 

2a467cab-0e5a-4501-af7f-7add4518c113.JPG

 

1b763217-03c4-4403-a87c-9c6fd8f2a862.JPG

 

 

 

 

 

 

 

Este es el proyecto al que hacemos referencia:

Iniciativa Ley de Amnistía copia